Atributos y competencias profesionales de la Licenciatura


Las competencias genéricas que el Licenciado en Literatura alcanza son: capacidad de abstracción, análisis y síntesis, capacidad de investigación, capacidad crítica y autocrítica, conocimientos sobre el área de estudio y la profesión, capacidad para formular y gestionar proyectos, capacidad de comunicación oral y escrita, capacidad de actualizarse permanentemente, capacidad para trabajar en equipo, capacidad para plantear y resolver problemas, habilidades para buscar, procesar y analizar información procedente de fuentes diversas y capacidad creativa.

La problemática que atiende el egresado responde a las necesidades sociales relacionadas con la investigación, la interpretación de la realidad sociocultural, la difusión de la cultura, promoción y comprensión de la lectura; la expresión oral y escrita; la preservación de lenguas amerindias, la defensa del bi y multilingüismo frente a las políticas que favorecen el monolingüismo, relacionadas con las prácticas de marginación que se derivan de usos sociales de la lengua. El Licenciado en Literatura puede desempeñarse en los siguientes ámbitos profesionales: investigación, docencia, administración pública, práctica profesional libre, asesoría y consultoría. La población beneficiada con la práctica del egresado, en primera instancia, es la comunidad, las instituciones educativas, organizaciones sociales, sectores públicos y privados.

Los saberes metodológicos que el egresado posee, se evidencian en la aplicación de la metodología lingüístico-literaria para la investigación y resolución de problemas propios de su área; en la consideración de todas las variables de una problemática para tomar decisiones adecuadas; en la redacción de artículos o textos de divulgación dirigido a profesionales o público en general; en el correcto manejo de la lengua oral y escrita. Los saberes teóricos con los que el Licenciado en Literatura cuenta para su desempeño profesional son el conocimiento de la lengua española; de la estructura del texto literario; de las corrientes teóricas y hermenéuticas en lingüística y literatura; de la historia de la lengua y literaturas hispánicas; conocimiento de las disciplinas humanísticas. 

Entre las habilidades del egresado destaca la capacidad de análisis e interpretación de textos; la observación e interpretación de fenómenos socioculturales; la coordinación de círculos y talleres de lectura; el reconocimiento de patrones en cuerpos de datos lingüísticos; adaptación al cambio, administración del tiempo, administración de equipos de trabajo. Las actitudes básicas del egresado, son la ética, la responsabilidad y el emprendedurismo. Las funciones que desempeña son la dirección de proyectos de investigación, administración de la cultura, atención de consultorías en lengua y literatura, asesoría en el uso de la lengua, coordinación de talleres y círculos de lectura, asesoría en proyectos de bilingüismo. Los instrumentos y métodos en el ejercicio profesional son la bibliografía especializada en literatura y lingüística; equipo de cómputo, softwares para edición de textos y equipo periférico para análisis de sonidos; acervo videográfico.